Protección perimetral con Radar

Valora este artículo
(0 votos)

Hasta el momento era prácticamente impensable utilizar tecnología radar para protección perimetral en aplicaciones de seguridad privada, ya que la complejidad de instalación y los costes, tanto de adquisición como de instalación y mantenimiento, limitaban su uso al campo estrictamente militar.

Otro impedimento era la dificultad en la integración de tales dispositivos en sistemas de seguridad civiles, para lo que los radares militares no estaban diseñados.

Hasta el momento disponíamos de los sistemas de protección perimetral de siempre:

  • Cámaras convencionales y/o térmicas asociadas a caros sistemas de VideoAnálisis.
  • Cables sensores.
  • Cable de presión o fibra óptica enterrados a lo largo del perímetro.
  • Barreras de microondas o láser.
  • Sistemas volumétricos de exterior PIR.

Todos ellos o la combinación de varios suponía un coste importante para cubrir solamente el perímetro, y algunos de ellos, como el videoanálisis suponían un verdadero quebradero de cabeza en cuanto a ajustes y falsas alarmas, muy dependientes del entorno concreto de cada instalación y de las condiciones climatológicas.

Un cuerpo frío, tal como un paquete lanzado por encima de una valla a suficiente altura no es detectable si no se dispone de un complejo doble vallado con la correspondiente redundancia de sistemas. Un dron o un intruso en parapente entra con total impunidad en cualquier recinto dotado de sistemas de protección perimetral tradicionales.

Los acontecimientos recientes de drones sobrevolando infraestructuras críticas o «sensibles» pone en tela de juicio todos los sistemas perimetrales y nos plantea un nuevo reto.

Los radares para uso civil de última generación plantean una respuesta económica y de fácil implementación a estos retos.

Escribir un comentario





Código de seguridad
Refescar

ÚLTIMOS: